sábado, noviembre 15

Priscilla Harris Müller


Priscilla Harris Müller

 

Priscilla fue abandonada en un hogar por sus padres biológicos, y paso toda su infancia en un orfanato hasta que cumplió los 18 años.

Siempre fue una niña independiente, y eso no cambio cuando se hizo adulta.

Entro a la Universidad gracias a una beca del estado, pero la buena vida y la poca vergüenza, hizo que la perdiese a la mitad de su carrera, como no tenia familiares que la apoyasen ni moral ni económicamente, decidió aplicar lo que había aprendido, y comenzó a hacer y vender drogas para pagarse sus estudios. Fue asi como logro sacar su carrera de Química Farmacéutica a los 24 años.

Ya fuera de la Universidad, con un titulo y posibilidades de trabajo, se dio cuenta de que las drogas daban mucho más dinero que un turno de 48 horas semanales en la farmacia, asi que decidió dedicarse plenamente a eso, pues el destino quiso, que un clandestino club de la conocida mafia, la contratase para esos fines. Asi con trabajo de planta como la química de drogas del club, disponía de dinero y toda la diversión superficial que un club nocturno puede ofrecer, sin ningún tipo de restricciones.

Priscilla tenía un amigo de la infancia, Esteban, a quien la mafia lo habría hecho desaparecer. Poco tiempo después conoció a Ariel, el vocalista de un grupo dark glam que recién estaba saliendo al estrellato, y reconoció en el al difunto Esteban, al tiempo, este le contaría que él era Esteban y que su muerte era solo una pantalla para que dejaran de buscarlo.

 En el club conoció mucho mejor a Bernardo, quien antes solo era su cliente VIP de estupefacientes, ahora se convertía en un verdadero amigo.

También conoció en el mismo club a Roberto Ravani, un detective en retiro, que pasaba las noches en el club ahogando sus penas en whisky, al verlo igual de solo que ella, se fueron conociendo mejor hasta tenerle un gran estima, pero en un mundo en donde el alcohol y las drogas son pan de cada día, la estima se confunde en las noches solitarias en donde cada alma requiere compañía.

Cuando el club lo allanaron, Priscilla se encontraba en el hospital dando a luz a una criatura que nunca debió nacer en este mundo de violencia y horror.

Viéndose con un hijo de un detective en retiro, separado y con tendencia al alcoholismo, decidió no contarle y desaparecer con su hijo, para asi poderle dar una infancia normal y digna, como la que ella nunca pudo tener.

Pero pasar de la vida libertina a una establecida toma tiempo, y durante ese tiempo, el dinero escasea,  por lo que decidió hacer una ultima venta ilegal solo para poder sustentarse un par de meses con su hijo, el trato era simple, contactó a un par de personas, hizo un par de píldoras de la felicidad, y ellos tendrían que venir a buscarla. Pero todo salio mal, los tipos llegaron, tiraron la puerta, se llevaron la mercancía y a su hijo, sin que ella pudiese hacer nada al respecto, pues amenazaron que cualquier movimiento sospechoso le disparaban a la criatura.

Ellos pertenecían a la antigua mafia que atormentaba el país, y estaban en proceso de tratar de recuperar todo el poderío que lograron tener en su tiempo, pues los que quedaban eran pocos después de la intrusión de la policía dentro de sus redes.

Es asi como Priscilla juro buscar y recuperar a Robert Harris Harris, su hijo, cueste lo que cueste, al mismo tiempo que buscar la venganza para con esos delincuentes.

 

Actualmente Priscilla trabaja como profesora en la Universidad e intenta llevar una vida normal, mientras se prepara mental y físicamente para enfrentar a sus enemigos. Después de todo la venganza es un plato que se come bien frió.

3 comentarios:

Lix dijo...

chuuu pa las historias del felipe y la cota mejor me compro una caja de pañuelos y unas cabritas pk el drama y el "es tu hijo chico" va in crescendo XD

Joyce Maureira Z. dijo...

ieiii teleserie!!

Quiltra dijo...

todo es culpa del seba
xDDDD